En 2008, Kosovo declaró su independencia de Serbia. Sin embargo, aún no ha sido reconocida por las Naciones Unidas como país. España, Grecia, China, Rusia y otros tampoco han reconocido a esta provincia serbia de mayoría albanesa. Por suerte, esto no ha desembocado en otro brote de violencia.

Símbolo de la independecia de Kosovo, en Pristina (Flickr de AMWRanes)

Me llamó la atención un anuncio que vi en la FP española, en la que se promocionaba Kosovo como un país joven y dinámico [Kosovo Young]. Es evidente que están buscando inversiones extranjeras para dejar de ser una de las regiones más pobres de Europa. Claro que los problemas de corrupción en este protoestado tampoco ayudan. La misión de UE para el Estado de Derecho de Kosovo (EULEX) se está encargando de ello, entre otros asuntos, pero mientras no resuelvan esa inseguridad política, es difícil que su economía mejore.

Tampoco quiero hacer una apología de Kosovo como país, ni entrar a debatir si Kosovo je Srbija. Pero me parece interesante tomarle el pulso a esta región tan cercana.

Mirlos de Kosovo (Flickr de elsueniero)

En cuanto al viaje, bien, en el Ministerio de Exteriores parece que no recomienda mucho su visita, sobre todo cerca de Mitrovica, ya que los disturbios suelen producirse en esa zona de mayoría serbia. La verdad es que me preocupan más las minas sin detonar que posibles revueltas. No obstante, la KFOR sigue por ahí para mantener el orden.

¡Ya os contaremos a la vuelta!