El archivo XML no existe

El archivo XML no existe

Bled es de cuento. Un lago precioso con un castllo encaramado a una peña en el medio, y una iglesia, también en el interior del lago.

Lo recorrimos entero subidos a unas bicis que alquilamos en el camping. En un momento del recorrido nos sobrepasan algunos coches del Desafío, entre ellos el de la Organización. Alvaro aprovecha para rodar algunos planos nuestros. Veremos qué sucede en el montaje final,pero la verdad es que nos está grabando bastante.

Casi al final del periplo, se me estropea el cambio de la bici. A duras penas, casi sin poder pedalear, llego al Camping  para devolver las bicis (que, por cierto, no nos cobran, invitándonos a que nos hagamos un “simpa”, de ahora en adelante conocido como una “leonesa”. Para más info leer post anterior).

Recogemos las tiendas y nos vamos. Nos dirigimos a Ljubljana, donde han quedado la mayoría de los equipos. Los 56 km se convierten en cinco horas. Los motivos:

1.-Nos cae una chupa de agua de flipar.

2.-Tenemos que parar por el agua, y porque a los de Extremotor se les moja la tapa del delco (ese gran desconocido) y lo tienen que cambiar (traen dos de repuesto!).

3.-Reservamos un hotel en las afueras de Ljubljana pero, cuando averiguamos cómo ir, descubrimos que nos acabamos de pasar la salida. Esto nos hacer dar un rulo por ignotas carreteras locales.

4.-Cuando llegamos al hotel, no nos dan la habitación porque no ha entrado el fax de la reserva. Decidimos ir al bar a tomar pibo (cerveza)

Pero cuando llegamos a Ljubljana (pequeño y muy bonito centro histórico con castillo en lo alto), descubrimos que diez de los doce equipos han quedado para cenar en un restaurante típico del centro. Con nosotros son once de doce.

Después de cenar, copas en un garito, de donde logro arrastrar a Luna y a los Xtremotor a la 1 y media. Llegamos a las 3 a casa. Nos perdemos, nos para la poli (dos veces). En fin. Como diría Carlos Xtreme, tope guay.