Nos levantamos super tarde, a las once, pero en nuestra línea de seis horas. Desayunamos algo y nos marchamos, acompañados de Manuel de Prensa, y de Carlos de Extremotor al centro. Cogemos el atestado tranvía, ese olor no se olvidará, y nos bajamos en Sultanahmet, para visitar el palacio Topkapi que, mañana, en la vista guiada con que nos obsequia Rutas y Retos no veremos. Francamente, si lo vaciaran de gente, rebajaran 15 grados la temperatura ambiente (el calor es asfixiante) y nos proporcionaran un guía, podría ser interesante. Salimos de ahí asap y nos dirigimos al Gran Bazar. Regateamos, compramos cosas para las familias y amigos (algunos de ellos muy solidarios, reverencias desde aquí) y regresamos a la acogedora y fresca pulcritud del Barceló. Tenemos cena y fiesta de cierre. Pedazo de buffet. Todo riquísimo. Entrega de diplomas y speeches varios (Luna está sembrada: cierra su intervención diciendo: ahora estamos deseando llegar al trabajo para descansar). Una copa en el hotel, casi todos los equipos se van de marcha pero nosotros elegimos desmayarnos en la habita. Con suerte, dormiremos siete horas.