A las nueve de la mañana y ya estabamos todas en pie.
La “no fiesta” de Sete… nos permitió levantarnos pronto.

Ducha, maletas y… todo rapidito para no tardar mucho. Titi y Almu se ducharon primero y cuando bajé, estaban desayunando en el restaurante del Hotel.

En que hora!. Porque por un café y un bollito nos cobraron 30 eurazos!!!. Grrr…!!!. (En fin… al menos nos reimos mucho haciendonos fotos absurdas).

Antes de salir nos dimos una vuelta por Sete de día.
Subimos la colina y desde lo alto pudimos ver todo el pueblo desde una prespectiva fantástica.

Que bonito!.

Allí también nos hicimos un par de fotos que nos valian para cumplir una de las pruebas que tenemos que hacer por el camino.

Visitamos una capilla que habia cerca y nos llevamos una gran sorpresa cuando entramos…
Era… era… para mi… era chulísima!.

No tenía mucho, era sencilla, con mucho colorido, moderna pero a la vez clásica… en conjunto era… preciosa.

Mereció la pena del todo subir hasta allí. Por las vistas y la capilla.

Nuestra intención es llegar hoy a Niza. No está lejos, asi que… pararemos por el camino y pasaremos el día en la playa… tranquilamente… de relax… sin prisas…

Pasamos de entrar en Montpellier porque las tres ya lo conocíamos, y… decidimos pasar el día en una zona con playa: Saintes Maries de la Mer.

Nos costó aparcar, pero lo conseguimos no muy lejos. Nos pusimos el bikini junto al coche (total… los que pasaban por allí miraban más el coche que a nosotras…) y nos fuimos derechitas al agua.

Titi y Almu se bañaron… yo metí un pie y… se me pusieron todos los pelos de gallina!. Que fria estaba!. Éstas chicas están mal de la cabeza…!!!. Me vuelvo a la toalla…

Entre que yo me aburria como una ostra en la toalla sin poder hacer nada y ellas estaban mojadas… pues… decidí avisarlas y recoger todo e irme a dar un paseo por el pueblo.

Es muy bonito… tiene un montón de callejuelas enanas (como mucho 6 metros de lado a lado de ancho) llenas de panaderias, tiendecitas de jabones, ropa… etc… etc… al final me senté en una cafetería con wifi y me puse a mirar a la gente, disfrutar del ambiente, e intentar colgar el post que había escrito la noche anterior.

Cuando Titi y Almu se cansaron de tomar el sol, me escribieron por el messenger de la Blackberry y les fui indicando donde estaba. Comimos allí las tres y… nos volvimos a meter en el coche.

De camino al coche, vimos a un montón de gente jugando a la petanca.

Que recuerdos!. Yo jugaba a la petanca de pequeña con mi abuelo y mis hermanas mayores…!!!. Que bueno!. Hacía mucho que no veía a nadie jugar…

Próxima parada: Marsella. Nos costó bastante hacernos con la carretera… pero… llegamos!.

En el manual de ruta nos decía que teníamos que hacer una de las pruebas en la puerta de la catedral y como nos daban muchos puntos pues… eso hicimos.

Aparcamos en la puerta, subimos, cantamos la marsellesa y… nos fuimos.

Puuuf… no duramos allí ni 30 minutos. Queríamos llegar a Niza ya.

Yo ya había estado en Marsella… y… la verdad es que… nos lo podiamos perdonar… la verdad…

Por la mañana antes de irnos del hotel de Sete… la famosa “Orca azul”… jejeje… le dijimos a Sebastian (el de la recepción) que si nos podía reservar un hotel en Niza.

No sé porque el USB que nos dio la organización no funcionaba… no pudimos investigar y reservar por internet, asi que le pedimos el favor. Llamó a un hotel que nos recomendó y encontró una habitación triple para nosotras.

No sabíamos muy bien que es lo que nos ibamos a encontrar, pero… como el precio estaba “dentro del límite”, estaba cerca del centro y no teníamos “planB”, pues… aceptamos.

Cuando ibamos camino a Niza… casi tenemos un accidente.

Vimos como delante de nuestras narices, el coche que teníamos en frente, se le comenzaba a pelar la rueda trasera izquierda, vimos como explotó saliendo un montón de humo blanco, vimos como la rueda salía despedida hacia nosotras con la suerte que no nos dio, y… vimos (esperando el “crasssssssssh”) como el conductor del coche intentaba frenar y controlar el coche mientras salian chispas de su llanta.

Menos mal que no pasó nada y el conductor consiguió controlarlo y dirigirse hacia el arcen sin que nadie saliera dañado. Menos mal!. Que susto!!!.

Ah!. No os he contado que… el coche cada vez que coge un bache, la rueda roza con la chapa del coche… si, si, si… cada vez que sucede esto y suena… las tres decimos a las vez: AaAaauuuuuuch!. (Solo espero que no nos suceda lo mismo a nosotras… toquemos madera!).

Entramos en Niza… bueno… mejor dicho… intentamos entrar en Niza varias veces y después lo conseguimos… Llegamos al hotel que teniamos reservado, ducha y… a la calle!.

Llegamos al corazón de la ciudad, en Boscolo y como era “muy tarde” (las diez y media…) pudimos cenar en un restaurante que aún no estaba cerrado. Fue una gran elección porque desde ese punto podíamos ver a la gente pasear y disfrutar del ambiente de Niza.

Cuando terminamos, Titi y Almu se fueron a tomar una copa y yo me fui dando un paseo, perdiendome aposta por las calles de Niza… hacía una noche estupenda…!!!.

Antes de meterme en el hotel para actualizar el blog y buscar un hotel para mañana en Venecia… le dí las buenas noches a LA LUNA de NIZA.