(Reporta: Mary Sings)

Sí sí, tenemos que conseguir ese video!! Porque la actuación de la alegre señora irlandesa nos dejó estupefactos: cuando interpretó aquella canción de Meat Loaf, cada vez que llegaba a la estribillo nos provocaba un ataque de risa viendo como se tiraba por el suelo de rodillas y gritaba como alma poseída por el diablo!! jajaja, verdaderamente, aquel sonido espeluznante daba miedo! Así que a cada estribillo, un ataque de risa, pero  también un gran ovación y aplausos: al fin y a l cabo, era nuestra benefactora!!

El gracioso del vigilante de aquella urbanización con piscina, nos despertó a las 5:30h., por miedo a q viniera la dueña de los apartamentos y nos viera allí, a sí que a las 6 ya estábamos desfilando, después de descansar unas 3 horas escasas.

Desayunamos en una gasolinera y pusimos rumbo a Bucarest. Conduje yo un buen rato, haciendo de liebre a los Tragamillas por aquellas autovías interminables, mientras Blond y Jackal dormían un rato. Cuando entramos en zona de carretera, pedí relevo a mi compi, mientras Blond seguía en el séptimo cielo.

Luego llegamos a Rumanía, atravesando la frontera natural con Bulgaria: el Danubio, teniendo que esperar un buen rato al sol la cola. Tras unas 6  horas de conducción, llegábamos al hotel NH de Bucarest, después de que Blond nos ayudara a encontrarlo (él ya había estado unos días antes para preparar la entrega final de los vehículos). Allí nos encontramos con varios de los equipos : Los Clasicotes, El bueno y el feo (el malo se había ido la noche anterior a casa en avión, que por cierto cogió por los pelos!!), y el equipo de prensa. Nos acomodamos y Jackal y yo nos fuimos a comer algo a un centro comercial que estaba a unos 10 min. a pie.

Luego regresamos alhotel y estuvimos haciendo tiem

po para que llegaran el resto de equipos y el señor de la ONG que recepcionaba nuestros vehículos, y vaciando los coches para dejarlos a punto para la entrega. A eso de las 16h, hora oficial en que estábamos todos citados allí, los que estábamos empezamos a hacer los trámites del cambio de nombre de los coches. Alvaro aprovechó para entrevistar a algunos equipos y filmarlos, y otros estuvimos tomando algo, y firmando la camiseta sorpresa de “Desafío Xplora” que en la cena regalamos a Pedro por su 40 cumpleaños. Varios equipos llegaron tarde porque los Yumas se quedaron sin gasolina por el camino, y Quimivisa y Extremotor se quedaron a ayudarles. A eso de las 18h. estábamos haciéndonos todos, o casi todos, las fotos finales con los coches, delante del hotel. Yo me despedí de nuestro mercedes que tan bien se había portado todo el camino, sniff…. A las 8 salimos todos del hotel andando al centro, porque la organización nos invitaba a la cena final de despedida en un restaurante emblemático : el Caru’ cu Bere. Estuvo genial!!! Este restaurante del año 1879 es una de las cervecerías más antiguas de Bucarest , que conserva toda su elegante decoración y sabor antiguo. Pero tiene una curiosidad añadida: que amenizan las cenas con bailarines que sacan a bailar a los comensales. Nos reímos un montón, cuando empezaron a invitarnos a bailar, estuvo muy animado!! Espero que nos pasen algún video para poder colgar aquí.

Después dimos varias vueltas por las animadas terrazas, entremezcladas entre edificios históricos elegantemente iluminados (espectacular panorama!), al final decidimos entrar en un local de copas, con chicas que bailaban sobre la barra. Allí me despedí de todos, porque al día siguiente tenía q  madrugar mucho para coger mi avión a BArcelona.

Ya de vuelta al hotel, anduvimos un buen rato con Jackal y los Tragamillas. Hasta que nos dimos cuenta de que nos habíamos perdido y cogimos un taxi. Como

éramos  5,  le preguntamos al taxista:

- is it possible 5 people???

- yes!!! five, six, seven, eight…..!!!

- how many euros to the hotel??

- 50 euros!

jaja…. qué tío más divertido! estaba de guasa todo el rato. Y entre el apretujamiento (aquello parecía el coche de la carne!), sus bromas, y las vueltas q empezó a darnos a toda pastilla (decíamos q lo hacía parar poder cobrar los 50 euros), a Ricardo le dio la risa, y cuando Ricardo se ríe,  te tienes que reír tú también… Así q no tuve mejor despedida que estas últimas risas con nuestros compis de Burgos, los tragamillas, en aquel viaje alocado en un taxi Dacia (cómo no) por las calles de Bucarest!

Dormí unas 4 horas escasas, y Jackal se despertó para ayudarme a cerrar mi apretada maleta. Nos despedimos (snifff….) y cogí un taxi para el aeropuerto y a las 11.30, ya estaba en Barcelona.

Y éste fue el fin de mi aventura.

La de Jackal continúa un poquito más, porque se pensaba quedar por allí algún día más ayudando a la organización a entregar los coches….cosa que os contará en breve.

Gracias a todos! A los que habéis colaborado, a  mi compañero Jackal, a todos los equipos, y esta fabulosa organización de Rutas y Retos!!! Ah! Y a nuestro mercedes, que se portó genial!!

Un abrazo y hasta la próxima!!