Acabábamos de comer una ensalada en aquel restaurante de Bellagio, a orillas del Laco di Como. Saqué el portátil para consultar mi mail, y le dije a Jackal:

- Pero… ¿te has dado cuenta?  Esto queda supermegapijol! Me tienes que hacer una foto!

Se nos acercó el camarero y le pedimos la cuenta.

- ¿Cómo se dice “la cuenta” en italiano? – preguntamos

- Caduta forchetta!- contestó, señalando hacia Jackal

- Aaaahhh, grazie!: Caduta forchetta – caduta forchetta… Esta frase hay que memorizarla!

- No, no… Caduta forchetta!”- dijo señalando junto a Jackal.

Lo que nos quería decir era que se le había caído el tenedor al suelo!!