Warning: Creating default object from empty value in /var/www/www.desafioxplora.com/htdocs/blogs/wpmu-settings.php on line 45 Anécdotas de viaje

Anécdotas de viaje

Viagra turca gigante…

Recuerda a aquel chiste de vascos…


- ¿Algo más?

- No, gracias! Los supositorios ya me los compro en Madrid!

En el taxi de la risa por las calles de Bucarest

Después de cenar en el centro de Bucarest, Jackal y yo, junto con Rafa, Mayo y Ricardo (los Tragamillas), nos depedimos de la gente y nos fuimos hacia el hotel. Teníamos intención de volver a pie, y cuando ya llevábamos un buen rato andando, nos dimos cuenta de que nos habíamos perdido. Paramos un taxi, y como éramos 5, le preguntamos al taxista:

- Is it possible 5 people???

- Yes!!! five, six, seven, eight…..!!!

- How many euros to the hotel??

- 50 euros!!

Jaja…. qué tío más socarrón! Estaba de guasa todo el rato. Y entre el apretujamiento (aquello parecía el coche de la carne!), sus bromas, los baches,  y las vueltas y volantazos q empezó a dar a toda pastilla por aquellas callejuelas inmundas (decíamos q lo hacía parar poder cobrar los 50 euros!), a Ricardo le dio la risa, y cuando Ricardo se ríe,  te tienes que reír tú también… Así q nos plantamos en la puerta del hotel a carcajada limpia…

No pude tener mejor despedida de viaje que estas últimas risas con nuestros compis de Burgos en aquel viaje alocado en taxi Dacia (cómo no) por las calles de Bucarest!

Viva la timidez burgalesa!! Jaja…Va por vosotros!!

Cómo visitar el Palacio de Topkapi sin morir en el intento… y ahorrando unos eurillos…

Pagamos 10 eurazos para entrar en el famoso Palacio de Topkapi de Istanbul y cuando ya estábamos dentro nos dijeron que para visitar el Harén teníamos q pagar 5 euros más! Nos negamos y decidimos visitar sólo el tesoro, pero nos encontramos

con esta cola kilométrica…


Descorazonados y pensando que lo único que veríamos serían las flores del jardín… , nos acercamos a unas puertas del edificio donde a penas había gente y entramos. Sin darnos cuenta nos habíamos metido en las cámaras del tesoro por la salida! Así que ya que estábamos allí, empezamos a visitarlo a contracorriente. Pero al cambiar de cámara, uno de los vigilantes nos dijo:

- You can’t go this way!

La máxima del “timante” dice q para engañar a alguien, tienes que mostrarte muy convencido de lo que dices, así que toda convencida dije:

-  Sorry, we have some friends there! Eyyyy, holaaaa, estamos aquí!!!!

- Ok, go!

Y nos dejó pasar. Jackal se metió en el papel y siguió saludando con aspavientos a nuestros amigos invisibles mientras seguíamos con la visita…

Salimos de allí plenamente satisfechos, después de ver el tesoro sin hacer cola. Y viendo q el truco funcionaba, me decidí a probar el mismo método en el Harén. Pregunté por la salida del Harén y alguien me señaló una puerta, y me apresuré a entrar por ella. Pero cuando estaba dentro, me di cuenta de que estaba en los lavabos. Decidí aprovechar la visita y cuando me disponía a entrar, me encontré con otra cola inmensa en el WC de señoras. Aprovechando la inercia que llevaba, me salté esta segunda cola y me metí en el WC de hombres, que estaba más despejado. Y  en un plis ya estaba fuera!

La salida del Harén estaba detrás, y cuando me dispuse a entrar, me di cuenta de que tenía barras giratorias, como las del metro, y una vigilanta que la custodiaba (claro, era de pago!). La cosa estaba difícil, pero de repente, un grupo de turistas fueron a preguntarle algo a la guardiana, y yo aproveché el momento y me colé. Desde dentro le dije a Jackal q hiciera lo mismo, pero se había quedado atónito mirándome y no se movió. Entonces entré a visitar el harén, a contracorriente otra vez, y para no hacerlo esperar, lo hice rapidito.

La visita de Topkapi no pudo salir mejor: en pleno agosto, lo vi en tiempo récord, evitando 3 colas y pagar una entrada (ejem… todo sea por la cultura!). ¡Qué subidón! ¿No se me nota en la cara???? jeje….




Viva la Vina y el Spritzer esloveno! Hip…

Fuimos a visitar la zona vinícola de Pohorje, al Noreste de Eslovenia, limítrofe con Austria. Aquellas viñas plantadas en pendientes de 45º nos hicieron compadecernos de los pobres viticultores…

Paramos en el bar de un pueblecito a probar la “vina” de la zona y conocimos a Emil, Janez y Simona. Ellos nos enseñaron la manera habitual de beber el vino: el spritzer (rebajado con agua gasificada). Nos invitaron a una ronda, luego invitamos a la última, siguieron invitando y a la cuarta nos tuvimos que ir, porque aquello no paraba nunca y había que seguir conduciendo!!

(Aquí se puede ver la evolución del tema …)

Salud, amigos!!


“Caduta forchetta!”

Acabábamos de comer una ensalada en aquel restaurante de Bellagio, a orillas del Laco di Como. Saqué el portátil para consultar mi mail, y le dije a Jackal:

- Pero… ¿te has dado cuenta?  Esto queda supermegapijol! Me tienes que hacer una foto!

Se nos acercó el camarero y le pedimos la cuenta.

- ¿Cómo se dice “la cuenta” en italiano? – preguntamos

- Caduta forchetta!- contestó, señalando hacia Jackal

- Aaaahhh, grazie!: Caduta forchetta – caduta forchetta… Esta frase hay que memorizarla!

- No, no… Caduta forchetta!”- dijo señalando junto a Jackal.

Lo que nos quería decir era que se le había caído el tenedor al suelo!!