Tengo que comenzar con una fe de erratas: ayer no estábamos en plovdiv, sino en vidin. Acababa de reservar el hotel para plovdiv (nuestro destino de hoy), y estaba tan dormido que confundí presente con futuro y de milagro no lo hice también con el pasado.

Nos hemos levantado hoy en Vidin, y nos hemos tenido que ir sin despedirnos de nuestro querido anfitrión Sotos, porque el pobre ha estado liado desde primera hora en la obra y no ha podido pasar por casa para tomar un café y despedirnos.

Ánimo, Fernando, que ya te queda poco!!!

Ahora voy a tratar de sintetizar los últimos días, en los que por falta de tiempo o por pereza no os hemos podido contar mucho:

Eslovenia nos encantó: tanto la capital, Ljubljana, como Bled, un pueblecito a media hora al norte, ya en los alpes julianos, muy bonito y bucolico con su lago y su castillo. Ljubilana es una ciudad pequeña, sin grandiosidad pero bonita y cuidada. La gente no se caracteriza por su simpatía (como en ninguno de estos países), pero sí son correctos y educados, aparte de que su nivel de inglés es mucho más alto que el que se puede encontrar en España.

En Zagreb, capital de Croacia, nos trataron muy bien. Hicimos una quedada oficial todos los participantes en el rally. Nos encontramos con Blondie, que tenía preparada una visita con una guía oficial en español. La visita comenzó por probar el “orujo” típico croata y seguir un rato con cervezas, por lo que el resto de la visita se nos hizo muy ameno. Acabamos cenando, invitados también por la ciudad de Zagreb, en un buen restaurante del centro. Acabamos en una discoteca rockera que estaba detrás de la catedral.

sigo mas tarde, que apenas queda batería

saludos