La mayor frontera socio-economica que hemos cruzado es sin duda la serbo-bulgara. Siendo serbia un país bombardeado hace poco más de una década por occidente (las caras de pocos amigos que recibe el que les habla en inglés probablemente estén justificadas), con infraestructuras bastante pobres y una capital muy interesante y auténtica pero sucia y con aspecto viejo, cruzar la frontera y entrar en bulgaria es como hacer un viaje al pasado, a un mundo más agrario, nada industrializado, y muy pobre.
 
Al principio hasta hace gracia adelantar las carretas tiradas por burros, más tarde da pena atravesar pueblos de gitanos en los que niños desharrapados juegan en medio de la carretera, y finalmente, cabrean al ver cómo conducen los paisanos. Lo que realmente nos ha gustado muy poco ha sido encontrarnos coches de frente adelantando en sentido contrario. Uno de ellos ha estado a punto de chocarnos frontalemente… y idgo que ha sido él que ha estado a punto de chocarnos porque nosotros nos hemos quedado casi parados del frenazo que hemos pegado… nuestro coche Felipillo ha reaccionado muy bien. Lo que no sé es cómo habrán quedado las ruedas (menos mal que las cambiamos antes de salir).
 
Aparte de ser muy malos conductores, los búlgaros, salvo honrosas excepciones, no se caracterizan tampoco por su simpatía… más bien suelen dar bastante miedo con el tamaño y la cara de pocos amigos que tienen.
Por otra parte hay que destacar que hemos comido realmente bien en Bulgaria, y a un precio muy económico. Tambien hay que destacar la cultura de terrazas qe tienen en este pais.
Bueno, acabamos de cruzar la frontera turca, donde, cómo no, nos han hecho pagar por no llevar el original de la green card (ésta vez sólo 42€ frente a los 100€ que tuvimos que pagar para entrar en Serbia). Al menos éstos han sido más simpáticos de lo que nos han resultado los policías y funcionarios balcánicos, y han sacado el universal tema de conversación (el fútbol)… espero que Guti lo haga bien en el Besiktas, porque si no lo van a pagar los españolitos que crucen la frontera…

Concluyendo. estamos a punto de llegar a Estambul, destino casi-final del viaje, con un día de adelanto, para ser capaces de disfrutar de una ciudad que esperamos maravillosa.

En posteriores posts, os contaremos las conclusiones gastrónomicas del viaje, que para eso estamos haciendo el DESAFÍO EXPLOTA ;-)